Emprendimientos – La visión de Chamorro 2da parte

Siguen los consejos para emprender del profe Chamorro

36. Para saber qué tiene que aprender un emprendimiento que empieza es importante saber si apunta a un mercado nuevo o a un mercado existente.

37. Si el emprendimiento apunta a un mercado nuevo, lo primero que tiene que aprender es si alguien quiere lo que está ofreciendo.

38. Si el emprendimiento apunta a un mercado existente lo primero que tiene que aprender es si puede hacer una oferta que supere a la existente, para una parte del mercado.

39. Entender qué es lo que tenés que validar en cada momento es el punto de partida del Plan de Descubrimiento.

40. Hay una oportunidad enorme en encontrar cosas que ya son demandadas, que la oferta es mala y que uno puede mejorar.

41. La mayor parte de los emprendimientos mueren de sobreinnovación.

42. (qué gran número) El valor de un emprendimiento tiene que ver con su potencialidad económica y con la probabilidad de que esta potencialidad se realice.

43. Lo primero que tiene que validar un emprendimiento es lo que elimina su principal incertidumbre.

44. Una validación es algo que te indica que una incertidumbre de tu proyecto dejó de existir y, por lo tanto, que su probabilidad de éxito es mayor.

45. Una falsa validación es algo que parece indicarte que tu proyecto va prosperar, pero no lo indica. Es un espejismo de éxito.

46. Estos son ejemplos de falsas validaciones. Son el espejismo del “vamos bien”:

47. Las falsas validaciones te hacen perder tiempo para admitir lo que no funciona, cambiarlo y encontrar lo que funciona.

Tener muchos seguidores o likes en las redes sociales es una falsa validación.

Recibir inversión es una falsa validación.

Ganar concursos de emprendedores es una falsa validación.

48. La peor falsa validación de todas es recibir inversión para un proyecto que no funciona. Te hace perder años. Los años en los que podrías hacer un proyecto que sí funciona.

49. Un emprendimiento no empieza a aprender hasta que no trata de vender.

50. No vendemos cuando ya estamos listos, vendemos para aprender. Es como caminar: no tratamos de caminar cuando ya sabemos caminar, tratamos de caminar para aprender a caminar. Primero hacemos, después entendemos, después entendemos que entendimos.

51. En nuestro “emprendimiento – laboratorio” vamos probando qué funciona cambiando una cosa por vez (producto, comunicación, precio, canal, mercado, packaging, etc.)

52. Si estudiaron algo de marketing en la facultad y son emprendedores, olvídense todo lo antes posible porque en emprendimientos funciona al revés: las ideas de marketing tradicional no sólo no suman sino que restan. (sigue mañana).

53. Si escuchan opiniones sobre lo que están haciendo van a terminar haciendo algo híbrido que está ok para muchos pero espectacular para nadie. No funciona.

54. Lo que tenés que lograr es un producto o un servicio que le guste muchísimo a poca gente, no que le guste bastante a mucha gente.

55. Tener un grupo de gente que es fanática de lo que hacés, te compra y te recomienda es la principal validación que puede tener un emprendimiento en sus primeras etapas.

56. Los emprendimientos tienen mucho más que ver con divergencia y con ir hasta el límite de una idea chica que con consensos y convergencias. Mejor polémico y relevante para pocos que anodino para muchos.

57. Si estás empezando un emprendimiento no podés hacer todo: concentrate en hacer un buen producto o servicio y en encontrar a 50 personas que te compren y se hagan fanáticas de lo que hacés sin que se los tengas que vender ni explicar ni convencer.

58. Invertir tiempo en redes sociales o en salir en la prensa te sieve sólo para encontrar a estos pocos fanáticos iniciales de lo que hacés. Acumular seguidores por sí no sirve para nada. No colecciones likes, no los podés usar para pagar el alquiler.

59. No vas a aprender sobre tus clientes escuchándolos sino observando su comportamiento.

60. Lo que impulsa nuestro comportamiento son las emociones, no la razón. Por eso convencer no funciona y contagiar sí.

61. Los humanos generalmente no hacemos lo que decimos que vamos a hacer. Por lo tanto te da mucha más información observar comportamientos que escuchar palabras y hacer encuestas.

62. Recién una vez que encontraste algo que funciona podés empezar a crecer. Generalmente tiene más sentido crecer de manera orgánica que con fuerza bruta (plata, publicidad).

63. Si tu producto es una mierda, no lo escales.

64. Para crecer de manera orgánica tenés tres fuerzas importantes: el contexto, los conectores y la “carga viral” de tu producto o servicio.

65. En general el contexto es irrelevante para los emprendedores, pero en temas de difusión sí importa. (ya vamos a ver por qué es irrelevante en otros temas).

66. Las cosas realmente innovadoras no se difunden fácilmente, porque van en contra de su época.

67. Lo que se difunde fácilmente son las nuevas maneras de expresar lo que tu contexto ya piensa, siente o quiere.

68. Piaget decía que lo que llama la atención a un niño es lo diferente dentro de lo familiar. Bueno, a los grandes también. Esto es lo que tenés que buscar para comunicar tu emprendimiento.

69. Si querés difusión orgánica, pensá en qué está pensando tu contexto y expresá eso de manera original. Una vuelta de tuerca más, no mil.

difundí sólo si ya encontraste algo que funciona. – mejor difundir orgánico que pagar. –  3 fuerzas de difusión orgánica: contexto, conectores, carga viral. – contexto: hace algo original dentro de lo familiar.

70. Un influencer que se enamora de tu proyecto y lo recomienda genuinamente vale más que mil influencers a los que les pagás para que te mencionen. El mercantilismo se huele y espanta.

71. Cuando nos quieren vender no escuchamos. Cuando un amigo nos recomienda algo, lo hacemos. Nunca hablar nosotros bien de nosotros mismos. Hacer las cosas bien y dejar que los otros hablen.

72. Es importante darles a quienes ya son fanáticos de lo que hacés, las palabras, las frases y las imágenes para que ellos te difundan. Sin pedir nada. Menos pagar. Sólo generar buenas frases, palabras e imágenes que representan tu proyecto.

73. La publicidad para los emprendedores no es contar su proyecto, es generar los ingredientes para que otros lo cuenten.

74. La clave de la difusión de un emprendimiento es su ritmo reproductivo básico (R): la cantidad de nuevos “infectados” (clientes) que genera cada “infectado” (cliente). Lo único que tenés que pensar es cómo subir el R de tu emprendimiento.

75. Para que el mensaje de tu emprendimiento se difunda tiene que ser contagioso. Contagioso quiere decir compartible. Pensá cómo hacer para aumentar la probabilidad de que la gente comparta tu mensaje.

76. Pensá qué se comparte en tus grupos de Whatsapp: humor, cosas útiles, novedades, cosas simpáticas, cosas llamativas, etc. Cuanto más tenga de esto tu mensaje, más lo van a compartir.

Pero ojo con el humor: no hay nada más patético que el humor que no da gracia.

No es ir atrás de los temas del día, es entender qué tipo de temas se comparten siempre.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s